Los hombres que interceptaron al muchacho le dispararon 19 veces







external image 9367139_copia.jpg.520.360.thumb
Doralis Guerrero pidió más presencia policial en la zona donde murió su sobrino (Fernando Sánchez)
EL UNIVERSALviernes 12 de noviembre de 2010 12:00 AM
A las 7:30 de la noche de este miércoles, un grupo de hampones interceptó a Cristian David Pérez Guerrero, de 18 años, cuando recién había salido de la casa de sus tíos, en el callejón El Pozo del sector que lleva el mismo nombre en Las Minas de
Baruta.


Según una de las versiones, el joven iba a ser robado, pero como al parecer no tenía sino 20 bolívares, los maleantes le dispararon 19 veces. Otra de las hipótesis cita que los hampones alcanzaron a Cristian, lo interceptaron y sin mediar palabra lo acribillaron.

Todo eso lo hicieron frente a las personas que a esa hora transitaban por la zona. El muchacho, contó su tía Doralis Guerrero, había salido de la carpintería donde trabajaba ahí en Las Minas de Baruta. Como todos los días, había ido a visitar a su familia y a verificar qué le hacía falta para terminar un mueble que le hacía a su tío, pues era carpintero.

"Le dijimos que se quedara a cenar con nosotros, pero nos dijo que no porque Liliana (Arrieta), su esposa, lo estaba esperando en la casa con la cena preparada... de pronto oímos los tiros y nos avisaron y salimos a socorrerlo", contó Doralis.

Los primos lo montaron en un jeep, cuyo dueño se prestó para el traslado. "El primo le agarraba la mano y se la apretaba y le gritaba que se despertara, que él era fuerte, que aguantara... pero cuando le quitaron el rosario que llevaba al pecho, el muchacho botó dos lágrimas y murió... se murió antes de llegar al CDI de Chuao que fue para donde lo trasladamos", dijo Doralis.

Cristian era el mayor de tres hermanos. Él llegó desde San Onofre, departamento de Sucre, en Colombia, el 14 de febrero pasado. Decidió migrar al país para tener una mejor calidad de vida, tal como lo hicieron varios de sus tíos que tienen más de diez años en el país.

"Pero él se iba a regresar a Colombia en diciembre, porque su papá lo había contactado y le había prometido pagarle sus estudios de carpintería que era lo que a él le gustaba", agregó Doralis.

Por esa zona de Las Minas de Baruta, se registró una masacre el domingo en la madrugada. Cinco jóvenes fueron asesinados en una fiesta y una decena de personas resultaron heridas cuando dos bandas rivales, por motivos pasionales (según indicaron fuentes policiales), se enfrentaron a tiros.

"Por esa masacre que hubo los ánimos estaban muy revueltos en la zona... a lo mejor, confundieron a Cristian que no tenía problemas con nadie ni conocía a ningún malandro", concluyó Doralis.

Los efectivos de la Policía Municipal de Baruta estudian estrategias para colocar más seguridad en esa parte de las Minas de Baruta. MII
Haz clic aquí para realizar una encuesta sobre tu comunidad